dijous, 22 de maig de 2008

QUIEN LLORA HOY, SERA MEDICADO

Quizá una de las soluciones para la angustia sea el abrazo.
El abrazo es simbolo de unión.
La angustia de un bebé cesa con el contacto de su madre,
o con el olor o con el latir de su corazón.
Viviendo hoy día un momento donde todos creamos barreras con cualquier cosa,
el abrazo ha perdido su sentido.
No se ofrece ni se regala.
Se ha relegado a modo de saludo, o quizás solo se manda por escrito.
Te mando un beso y un abrazo.
Como reflexiona Krishnamurti, cualquier limite que nos pongamos,
yo vs el mundo, mi pais vs todos los demás... lo único que genera es conflicto e inseguridad.
Nuestro estado es la unión. Siempre nos quedará la angustia en un mundo dividido en millones de trozos,
cada uno de nosotros.
El ser humano es uno y de todos los tiempos.

Las respuestas, (no me gusta utilizar esta palabra), son más claras, casi transparentes, fáciles, cristalinas,
será por eso que nadie les para atención y decidimos vivir cada uno su "cosa", seguros que de esta manera la angustia es menor por división.
De pronto es un error, al dividirse la unidad, cada corte, cada separación, duele.

Quizás ya sucedió, quizás hace miles de años, fuimos unidad
durante un instante. quizas este mundo que nos aloja hoy, es solo un mercadillo de recuerdos de lo que un día fué.
Ayer me dijeron " el mundo está muerto"
creo que lo más exacto sería, "la conciencia esta dormida".

Nuestro alma ha entrado en depresión, por eso ya no sale, y cada día entramos más en profundidad en un mundo donde substituimos nuestra alma, nuestros principios por los principios de los personajes de nuestras queridas series.
Como Douglas Sirk me enseñó, imitamos a la vida.

CASI TODO HA PERDIDO SU REAL SENTIDO
EL SER HUMANO HA PERDIDO LA FE.
LA FE DE LA UNIDAD