diumenge, 28 de setembre de 2008

SI QUIERO PUEDO (ser un cortauñas)





Hombre:
Observas el tiempo?

Mujer:
No sé que observo.

....Esa noche observaba mi rostro en un espejito de mano, donde mi cara se veía a trozos.
Estaba en el baño, iba a ducharme pero incluso estando ahí dentro no encontraba el momento. Observé después el baño, y sus pequeños objetos, éstos empezaron a incomodarme por la obligada sutilidad o finura de los movimientos que requerían para ser manipulados.
Recorrí esos objetos como si les buscara su identidad.
Más tarde seguí otros objetos de mi casa.
El primero lo reconocí, la carrera hasta el final de los objetos era larga y aburrida y a medio camino ya no sabía que era lo que estaba observando.
Cosas amontonadas, en hileras, sillas agrupadas, mesas moribundas en medio de una sala.
Más tarde apareciste tu, en una cutre mecedora con una funda ochentera, camuflándote perfectamente con el paisaje.
Volví a mirarme en el espejo, como a un objeto.
Tenía que irme, no sin antes llenarme los bolsillos de objetos, amo o esclavo daba igual, la relación estaba clara.